LA CIENCIA ES CHACHI
MÁS NOTICIAS

CIENTÍFICOS MURCIANOS DESCIFRAN EL ENIGMA DE LA ÚLTIMA LÍNEA  GRACIAS A MARIE KONDO

 

NOTICIAS QUE SUEÑO

 

MURCIANOS MARIE KONDO

Buenas noticias para las gentes miopes. Y grandes avances en el mundo de la Medicina en general y la Oftalmología, en particular.

Un grupo de científicos murcianos, ha logrado descifrar uno de los mayores enigmas de la humanidad. La última línea de de la Tabla Optométrica, sí dice algo.

Desde que se desarrollara la primera prueba de agudeza visual, han pasado décadas sin que nadie fuese capaz de escudriñar, qué coño ponía en la última línea.

“Al tratarse de tablas estandarizadas, que se han ido fotocopiando a lo largo de estos años. Y dado que las fotocopias no destacan por sus grandes mejoras, en lo que a calidad se refiere. Cada vez se ha ido emborronando más. Hasta llegar a lo que ahora se puede ver en cada óptica y/o consulta médica”.

Éste descubrimiento, que ha sido publicado en la prestigiosa revista científica “La ciencia es Chachi”, no ha tardado enfrentar a detractores y defensores de la noticia. Y es que, es –precisamente- el sector de “la Industria de la Gafa”, quien más objeciones pone.

Un dato más que curioso, puesto que cada vez cogía más fuerza la teoría de que “no pone nada en la última línea de la controvertida tabla optométrica”. Y con este descubrimiento, se daría -por fin- la razón a tropecientos optometristas, que recetaban gafas a diestro y siniestro.

 

Según ha filtrado la agencia “No contrasto nada”, el archiconocido Alain Afflelou, ha tenido la osadía de declarar:

“Cago en tó” -mientras golpeaba la mesa con el segundo par de gafas- “Ni Chin-chin, ni Chin-chan, ahora nos va a tocar cambiar todas las puñeteras tablas optométricas”.

Estas palabras ha sido interpretadas por la “Comunidad de la Gafa” como una confesión en toda regla, de lo que –ellos llaman- “La conspiración de las Gafas”. Este grupúsculo de personas (no llegan a siete, pero dan guerra como setecientas), Han emprendido una cruzada en las redes sociales bajo el emblema: “Si tú no lo ves, pa qué preguntas” y están viralizando los hashtag #NoNecesitabaGafas#LaÚltimaLíneNoExsite y #LaúltimaGafaLaÚltimaEstafa.

Marie Kondo humor científicos

 

LA NOTICIA:

 

Según se ha publicado en “La ciencia es Chachi”

 

Un prestigioso equipo de científicos, afincados en Murcia, ha sido el responsable de este revuelo mediático.

Tras una década examinando a conciencia “el documento” y tras mogollónde pruebas (para las que ha sido necesario “contratar” a dos becarios). Han conseguido -por fin- desentramar el misterio de “La última Línea” de la prueba optométrica.

“No ha sido un camino de rosas” -Declaraba uno de los becarios- “No contábamos con patrocinadores… Todo se hacía a ojo” –narraba con un suspiro-.

Ya se sabe que, en ciencia y arte, si no consigues financiación, poco se puede hacer. Y menos aún, adquirir el microscopio más potente jamás construído. “Un pedazo de trasto capaz de aumentar chorrocientos millones de veces las cosas” -Declaraba el máximo responsable del proyecto, (o eso creímos entender desde la redacción).

El súper microscopio que solicitaban desde el centro murciano, Jamás se inventó, ni -por supuesto- se llegó a construir.

“Ha sido muy duro no encontrar apoyo económico. Los grandes -como Alain Afflelou-, no nos ayudaban, porque no nos entendían (no el proyecto, sino a nosotros). Además, siempre pensamos que tenían miedo de perder ventas. Puede que tenga -o no- que ver con sus datos: El 27’9% de las miopías diagnosticadas, provienen de la incapacidad del paciente para descifrar la última línea”.

Según se ha podido leer en “La ciencia es Chachi”

“Nadie nos apoyaba, los pocos patrocinadores de ciencia que hay, habían fundido su “presupuesto para cosas chachis” en la tontuna esa de llegar a la Luna. Si no fuera por Marie Kondo, esa gran soñadora de sueños**, nadie hubiera creído en nosotros. Todos alegaban que era imposible, que no había nada legible tras ese borrón de tinta….”

Hasta que Marie Kondo, decidió tomar cartas en el asunto, poner un poco de orden en este marasmo de letras y borrones de tinta.

“Ella solita, gracias a su mirada -como sospechando-, y a su estatura, que la facilitaba enormemente la labor de mirar la Última Línea. Consiguió descifrar el primer puntito borroso.***

Mientras tanto, la joven japonesa -ajena al revuelo- ha conseguido ordenar casi la línea entera de código.

Un puntito borroso nos separa el misterio…

¿Qué mensaje oculta esa última línea de código?

¿Es obra de los Extraterrestres?

Solo Marie Kondo y los científicos murcianos, tienen la clave.

 

“¿Qué pasará, qué misterios habrá? Puede ser mi gran noche”. Se ha podido escuchar declarar a Raphael, un cantante español, conocido por su implicación en las labores científicas.

 

*Mogollón, como medida cuantitativa coloquial, para referirse a chorrocientos.
**Sarcasmo, esa rancia no ha soñado en su vida.
***A falta de que que Antropólogos, Criptólogos y Lingüistas, aclaren de una vez por todas, si es una letra legible, o no. 

Responder:

Por favor, para comentar
avatar
  Subscríbete  
Notificarme de...

RELACIONADAS:

noticia batamanta humor
Virginia

DE LA BATAMANTA A BATWOMAN

Tras unos años tranquilos, en los que parecía que la evolución se había detenido.
Según los ilusos, porque ya habríamos tocado techo como especie.
Según los pesimistas, porque ya no merece la pena hacer nada por una raza abocada al abismo.
Según los científicos, no se ha detenido. Y es aquí donde radica la noticia:

Seguir leyendo »
Virginia

HE REINICIADO A MI MUJER – LOS PELIGROS DEL SEXO

Un hombre de Pozuelo (A.L. de 35 años), restablece a los ajustes de fábrica a su mujer (M.J. de 32 años). Los hechos acontecían el pasado 21 de Febrero en la localidad Madrileña. Cuando este “voluntarioso” hombre se disponía a introdicir un juguete sexual en la vagina de su mujer.”El hombre -probablemente, fruto de la excitación del momento- presionaría el instrumento con demasiada fuerza, introduciendo el pene de goma hasta llegar al botón de reinicio” -declaraban unos vecinos que debían saber mucho del tema- “Ya se sabe (y si no ya te lo digo yo), que tenemos un ‘botoncico’ de reinicio situado en lo más profundo de la vagina” -se afanaba a declarar una vecina con rulos, que ha preferido mantener el anonimato- “Es como el punto G o el clítoris, los hombres lo niegan, pero están ahí”…

Seguir leyendo »
 
madresfera 2018
Ir arriba