DE ARMARIOS Y COSAS

 

de armarios y cosas

 

Hoy os quiero hablar de unos de los grandes misterios de la humanidad: “Las cosas extrañas que aparecen en los armarios”.

Bienvenidos a la nave del misterio

Creo que ya os he hablado en alguna ocasión de la personalidad ‘urraquíl’ de mi ‘Pancibola’. Bien, pues resulta que una servidora también le ha cogido el gustillo a la actividad ‘escondotodoloquepilloporsilasmoscas’.

Os pongo en situación: Nos dan en el cole una bolsa que podemos llenar con ropa que ya no le sirva a tu churumbel para niños más desafortunados, venderla y hacer obra social… Aquí cada asociación va a su bola. Bueno, pues en ese preciso momento en el que llegas con la ‘megabolsa’ metida en la mochila de tu hijo a casa, piensas: “bueno, hasta “X” día tengo tiempo” Incauta de mí.

Ese mismo día me pongo a rebuscar por los armarios -armarios, dicho sea de paso, que no suelo abrir por peligro de avalancha-. En ellos me encuentro las cosas más variopintas. Hagamos un pequeño repaso:

Una mañanita, rebequita, chalcito… (o cómo gustéis llamarlo) que has ‘heredado’ de tu abuela, tu tía… (familiar en cuestión). Se trata de una prenda (en mi caso varias, desde camisones, combinaciones -sí aún se existen-…). Como decía, es ropa que has escondido en el fondo del armario, pensando que:

  • Quizás un día, se vuelva a poner de moda y te haga el apaño, aunque sea ‘pa’ andar por casa o dormir.
  • Era extremadamente fea, como para dársela a los pobres.

Un juego de 1.800 piezas que alguien regaló a tu hijo, porque como a sus casi dos años está a punto de graduarse en ingeniería aeroespacial… Le vendrá bien practicar y así poder visualizar elevados conceptos físicos y de cálculo avanzado.

 

zafarrancho de armarios

 

Ropa que guardas tuya, porque la has cogido cariño y te da pena tirar (o que -por vergüenza- no llevarías a beneficencia). Prendas que están raídas, sobadas, con ‘Camachones’ en las axilas, desteñidas, llena de bolitas… Esa ropa, ya sabéis. Y te hace rememorar tiempos mozos, cuando con 15 años te ponías semejante abominación. Y no sólo eso, salías orgullosa a lucirla por la calle. En fin…

Zapatos bolsos y demás complementos que ni has utilizado ni piensas, ya sea por que no encuentras el momento, porque ya no se lleva… motivos hay ‘chorrientos’. El caso es que ni recordabas que existían hasta que los has encontrado.

Y llegamos a lo que estábamos buscando -curioso, ya que ocupa ‘seis cuartas partes’ del armario.

 

La ropita de tu chiquitín

 

Aquí te puedes encontrar de todo, desde juegos completos de sábanas sin estrenar para el capazo, para la cuna (con sus chichoneras, edredones.. y todos los extras a juego). Saquitos de dormir también sin estrenar, montones y montones de ropa con su etiqueta -bien que te han regalado o has comprado- y por circustancias de la vida, talla, estación (no le vas a poner en pleno julio ropa de manga larga), por feo o por falta de tiempo. Como defensa alegaré, que en plena enajenación ‘preñil’ compré demasiadas cosas, no sé si pensaba que sería un bebé siempre o qué, el caso es que literalmente, se quedó ropa ‘monitisísima’ que no le llegué a poner.

En ese momento debes decidir si te la quedas de recuerdo (hay cosas que dan pena de verdad, otras -siendo sincera- tienes ganas de quitártelas de encima, porque sólo ocupan y son espantosas).

Así vas seleccionando, doblando con cuidado y hasta olisqueando cada prenda. Vas metiendo en la bolsa, bodys y ropita de prematuro, porque como tan pronto sería un ‘megabebé’ como un ‘minibebé’ (según el técnico que me tocara en la eco)… Preferí tener las espaladas cubiertas en lo que a tallaje se refiere.

Y con todo el dolor de mi corazón, no sólo llené la bolsa con su ‘miniropita’, sus ‘minizapatitos’ (que pensé, erradamente, que eran ‘necesarísimos’ para un recién nacido)… Llené otras dos y por una sutil mezcla de vergüenza y logística, no bajé más. Así que para cuando regresen en Mayo, tendré otro montón de cosas que clasificar.

 

Me he ido del tema y ya me alargué mucho…

Hasta la próxima el armario casi vacío y yo devolvemos la conexión.

Responder:

Por favor, para comentar
avatar
  Subscríbete  
Notificarme de...

RELACIONADAS:

hacen falta tantas cosas para un bebé
MATERNIDAD CON HUMOR
Virginia

¿HACEN FALTA TANTAS COSAS?

Ya expresé mi estupor ante el apabullante universo de ‘aparatejos’ y trastos -de dudosa utilidad- que parecemos necesitar tanto las mamis como nuestros retoños, desde pelota gigante, sacaleches, pezoneras, cojines de lactancia… -y un enorme sinfín de cachivaches-. Hasta los ‘imprescindibles’ minicuna, cuna, supercuna, maxicosi, sillas para viaje (en plural, porque van por grupos), capazo, carrito, sillita, sillita ligera (ésto sí lo veo útil, porque la que yo tengo del trío… pesa lo indecible), esterilizadores… un batiburrillo de accesorios y complementos

Seguir leyendo »
trebejos y palabros que me hacen parecer lista
MATERNIDAD CON HUMOR
Virginia

‘PALABROS’ QUE ME HACEN PARECER LISTA

Hoy os hablaré de los juguetes (en terminología ‘supercultérrima’, al menos al empezar). Os preguntaréis: ¿Por qué? Pues porque me ha dado por ahí. Aclaro este punto, procedo a titular esta primera parte (atención redoble): LA ENTROPÍA INELUCTABLE DE LOS TREBEJOS (…)

Seguir leyendo »
 
madresfera 2018
Ir arriba