DE DISFRACES Y HALLOWEEN

 

disfraz muñeco diabólico

Pues como que la cosa no quiere, nos hemos plantado en el segundo Halloween de Pableras. Este año lo celebra también en la guarde.

Hasta aquí todo normal, ¿verdad?. Pues supongo que para el resto de familias será algo cotidiano, algo que llevan con la naturalidad que se ve en la televisión (digo yo). Pero en mi enajenada mente de madre se disparan todas las alarmas. Lo llevo planeando algún (bastante) tiempo, después de pensar, cavilar y ‘semiobsesionarme’ con el dichoso tema del disfraz; y tas ver las mierdas que oferta el mercado ‘chinil’… Decidí hacérselo yo -ole mis huevos toreros-.

 

Después de darle ‘chorrocientasmil’ vueltas, me decanté por el muñeco diabólico (muy original, ya lo sé). Pero dado que el año anterior fue de esqueleto y murciélago, creo que progreso adecuadamente.

 

AQUÍ OS DEJO UNA MUESTRA

Prosigo:

 

Pues este año para el disfraz de marras, me ha costado Dios y ayuda encontrar una camiseta de rayas y un peto vaquero azul claro (que además no fuese pitillo -quedaría un ‘pelín’ ridículo mi Chuky- Y hubiera de su talla).

Se empezó a convertir en una misión imposible, hasta que después de mucho buscar encontré un peto vaquero (más o menos como el que buscaba) Y una camiseta de manga larga de rayas.

Necesitaba accesorios, claro está, maquillaje para las pecas y cicatrices, spray naranja para el pelo, cuchillo… 

Una vez hecho el acopio del ‘material’, satisfecha e ilusionada me dispuse a disfrazarlo el día de la fiesta. Para poneros en situación, a las siete y media despertar (que no es fácil con sus “a momí, mamá, momí más, pofa“). Tras el desayuno (aquí, la verdad sea dicha, no me puedo quejar, porque come como una lima). Y después del baño ‘espabilador’… Procedo con ‘la metamorfosis’.

Pañal, body, jersey, peto, calcetines… Sin mayor problema. Ay, amigos, llegamos al ‘momentazo’ maquillaje: Resumiendo: Un dramón para pintarle la cara.

Y ahora toca pintar las melenas de naranja (que Dios nos pille confesados). En cuanto vio el bote de spray ya se arrancó a llorar. Escuchar el ‘ruidito’ de la ‘bolita’ cuando lo agitas, ya le puso nervioso, pero cuando casi llamo a un exorcista es en el momento de acercar el bote a su cabeza y rociar (con la mayor prontitud, dado el berrinche que se avecinaba). Se revolvía, gritaba, “nooo, mamá, ¿¿poqué??, muy mal, mamá, fatá”.

Una ves tranquilizado, con ayuda de un cepillo le alboroté el ‘melenamen’ -que dejé sin cortar un mes, para el disfraz-, sí, amiguitos, hasta estos extremos llega mi majadería maternal.

Hasta la próxima, mi muñequito diabólico y yo devolvemos la conexión

VÍDEOS (ORGULLO DE MAMI)

Responder:

Por favor, para comentar
avatar
  Subscríbete  
Notificarme de...

RELACIONADAS:

aprender a coger las pinturas
MATERNIDAD CON HUMOR
Virginia

DE PINTURAS Y CUCHARAS

Hoy quiero confesar que estoy algo cansada… Que lo estoy. Pero ahora en serio, os quiero hablar de cómo mi ‘Pancibola’ es incapaz de sujetar bien los cubiertos, las tizas…
A ésta habilidad se la conoce como “pinza trípode”, vamos, lo que viene siendo hacer la pinza para coger algo. Parece simple, ¿verdad? Pues nada más lejos, resulta que requiere de un aprendizaje,

Seguir leyendo »
oveja bebi
MATERNIDAD CON HUMOR
Virginia

DE DISFRACES Y OVEJAS

Hoy os quiero hablar de cómo un simple disfraz es capaz de desestabilizarte la neurona ‘preocupona’. Ya os hablé de cómo intenté infiltrar a Bebi como oveja ‘belenera’ en Navidad. Pero se pospuso para carnaval, por un retraso en el acopio de material. Material -dicho sea de paso que- que ya poseo para dar rienda suelta a mi creatividad DIY. Hasta que se me ocurrió preguntar en el cole y para mi infortunio… Resulta que van de fresitas (…)

Seguir leyendo »
 
madresfera 2018
Ir arriba