DE PINTURAS Y CUCHARAS

PELLIZCAR SÍ, PERO COGER BIEN LAS PINTURAS…

aprender a coger las pinturas

 

Bueno, pues aquí estamos otra vez y de lo que os quiero hablar hoy, es de cómo mi ‘Pancibola’ es incapaz de sujetar bien los cubiertos, las tizas…

A ésta habilidad se la conoce como “pinza trípode”, vamos, lo que viene siendo hacer la pinza para coger algo. Parece simple, ¿verdad? Pues nada más lejos, resulta que requiere de un aprendizaje, más que nada por no coger malos hábitos y terminar con los dedos hechos polvo (yo en vez de escribir cavaba, así que se me ha quedado el dedo torcido y otro con callo).

Controlar esta habilidad es necesaria no sólo para comer, también para la escritura, dibujo, atarse los cordones… Infinidad de cosas, vamos. Pero como Pablete aún es pequeño, me centraré en coger los cubiertos y el material de escritura (lápices, ceras, tizas, rotuladores…).

Y en esas me ando, tratando de que mi renacuajo lo haga de la forma más cómoda y eficiente. Y así evitarle futuros calambres en la mano.

Lo de la escritura me da un poco igual, porque a parte de tener tiempo más que de sobra para hacerlo de forma más adecuada, ya que ahora con esas manitas las tizas cordas las coge ‘a puñao’. Por otra parte, para cuando Pablo empiece primaria, seguramente escribir a mano esté obsoleto. Porque mirando colegios, me he dado cuenta de un dato -que al menos a mí me preocupa-. Resulta que las pizarras son digitales, en las aulas hay tablets, portátiles…. Y al ritmo que vamos, para el instituto ya escribirán con la mente, sino.. Tiempo al tiempo.

Reconozco que no soy una buena maestra, más que nada, porque mi caligrafía no es precisamente nipona, tampoco fui muy hábil con tema de las tijeras, mi madre siempre recuerda como anécdota que fue mi primer suspenso de ‘parvulitos’ Una nota que rezaba: “no maneja bien las tijeras”. También fui la primera de clase en leer y en pasar de lápiz a boli. No tengo abuela, así que me planto los laureles yo solita.

He probado comprándole ceras infantiles (unas que son más blanditas y gordas (se las come). Probé las normales, las irrompibles… Nada con hay forma de que las coja bien. Ahora he visto unas diseñadas para peques que son triangulares en vez de redondas, y prometen un mejor agarre. También hay otras como con barriga… No sé, cuando las pruebe os comento.

Mi niño, digno hijo de su madre se pasa todas mis explicaciones por sus huevos toreros y sigue con agarre ‘me arrancarán el brazo, pero no la pintura’.

Que, oye, yo clarísimo no tengo cómo coger el lapicero correctamente así ¿que cómo explicárselo bien?

Ya me he extendido demasiado, dejo para otro día el tema de la cuchara. Porque de verdad que es de traca, ni una catapulta infernal.

Hasta la próxima, el ‘agarrador psicópata’ y yo devolvemos la conexión

Actualización de febrero’18

SEGUIMOS AGARRANDO COMO SI DE UN PUNZÓN DE HIELO SE TRATASE

Responder:

Por favor, para comentar
avatar
  Subscríbete  
Notificarme de...

RELACIONADAS:

operación pañal éxito
Virginia

DE PAÑALES Y LOGROS

Retomando el tema ‘pañeril’… Hoy os quiero hablar de los progresos de mi hombrecito en esto de controlar los esfínteres y dominar las artes del mear (se sobreentiende que dónde y cuando él quiere). Y es que pese al desinterés por parte de mi ‘Pancibola’ hacia al mundo ‘pañeril’… Desde que apenas se podía mover solito, ha tenido fijación con los pañales, no le gustan, lo ha dejado claro en varias ocasiones. Yo no terminaba de ver. Quizá desilusionada por lo que pareció un buen comienzo el año pasado y termino con mi niño haciendo pétreas bolitas (…)

Seguir leyendo »
DE TETAS Y REINCIDENCIA LACTANCIA
Virginia

DE TETAS Y REINCIDENCIA

Hoy os quiero hablar de las vicisitudes con la lactancia. Hasta los seis meses he sido muy fan del tetamen, jamás he tenido problema alguno con el tema, así que el destete ‘forzoso’ no tuvo mayor complicación, que comprar la Nidina y hacerle el bibe. Pablo lo llevó sorprendentemente bien, llegó un punto en el que se criaba a temperatura ambiente. Tardes de terraceo y bibes improvisados con agua del tiempo, a los que mi tragaldabas no hacía ascos.

Seguir leyendo »
 
madresfera 2018
Ir arriba