EL CAZADOR

Publicada el 01/11/2008

 

Aquel gato se relamía mientras observaba meticulosamente al ratón, en silencio, en la sombra, estrechando el cerco. Examinaba cada respiración, cada latido, cada insignificante movimiento, de ese diminuto cuerpo que saborearía más tarde. Cualquier ademán, cualquier pequeño descuido, por imperceptible que pudiera parecer, provocaría la súbita reacción del cazador. No obstante, esa presa advirtió su presencia cuando ya sólo le faltaban unos pasos… Sí, evidentemente era tarde. Pero este pequeño ratón respondió con una penetrante mirada, de esas tan frías que te paralizan, para luego sonreír, dar media vuelta y escabullirse lentamente hasta desaparecer. El cazador, humillado, regresó, se acercó a su bol de leche y bebió en soledad.

 EL CAZADOR 

Publicada el 01/11/2008

_

 

Aquel gato se relamía mientras observaba meticulosamente al ratón, en silencio, en la sombra, estrechando el cerco. Examinaba cada respiración, cada latido, cada insignificante movimiento, de ese diminuto cuerpo que saborearía más tarde. Cualquier ademán, cualquier pequeño descuido, por imperceptible que pudiera parecer, provocaría la súbita reacción del cazador. No obstante, esa presa advirtió su presencia cuando ya sólo le faltaban unos pasos… Sí, evidentemente era tarde. Pero este pequeño ratón respondió con una penetrante mirada, de esas tan frías que te paralizan, para luego sonreír, dar media vuelta y escabullirse lentamente hasta desaparecer. El cazador, humillado, regresó, se acercó a su bol de leche y bebió en soledad.

RELACIONADAS:

BLOG
Virginia

CUENTO DEL PERRO BRAVO

Un hombre tenía en su finca un perro guardián, Bravo era su nombre. Un amigo que le acompañaba desde hacía mucho tiempo, a sus ojos, el mejor perro del mundo. Pero lo veía, cada vez más viejo, más cansado y decidió que ya era hora de quitarle trabajo, de permitir que llevara una vida (…)

Seguir leyendo »
EL DÍA QUE PERDÍ MI NOMBRE
BLOG
Virginia

EL DÍA QUE PERDÍ MI NOMBRE

Esta historia ocurrió un día cualquiera de una semana cualquiera, en una casa cualquiera de una ciudad cualquiera. Dentro de una cajita vivía el abecedario de Pablo, unas letras de colores imantadas con las que disfrutaba jugando. Con ellas aprendió el nombre de cada una y su sonido. Pero lo que Pablo no sabía, es que al cerrar la tapa de la caja, esas letras cobraban vida. Tenían formada una civilización llamada Letrarium y -como en toda civilización que se precie- había una jerarquía, donde el mando iba pasando de letra en letra, según la popularidad que (…)

Seguir leyendo »
 
madresfera 2018

Y EN FACEBOOK:

Ir arriba