MAMÁ, QUIERO SER MILF

Versionando a Conchita Velasco (la de antes, no el esperpento en el que ha mutado) con su ‘famosérrimo’:

“Mamá, quiero ser artista”.

Hoy quiero hablaros de cómo me he abandonado desde que me estrené en esto de la maternidad.

 

Empecemos

 

Según la Wikipedia (los que me conocéis ya sabéis que me gusta documentarme como Dios manda). Pues eso, que según la Wiki:

Copio y pego:

“El acrónimo MILF, del inglés Mother/Mom/Mama I’d Like to Fuck​ (se traduce en la mayor parte de Hispanoamérica como MQMC, Mamá Que Me Cogería, MQMT o Mamá Que Me Tiraría; en España como MQMF, Madre Que Me Follaría), hace referencia a las mujeres que a una edad madura son sexualmente deseables y atractivas.”

Aclarado este punto, prosigo.

 

El descubrimiento:

 

Me he dado cuenta de la mayoría de las madres van igual que yo, sin peinar, sin arreglar… (con esto me refiero a maquilladas, con las uñas perfectamente ‘manicuradas’, su bolso, sus tacones…). E incluso solemos llevar lamparones con los que nos decora la ropa nuestro amado retoño.

Y eso es la superficie, vamos, lo que queda expuesto, porque hablando con ellas te das cuenta de que tampoco se depilan si no es imprescindible.

Es curioso como ya no por la maternidad, sino por la edad, nos vamos abandonando, recuerdo antes que me encontraba un pelito en la pierna y era un disgustazo, lo intentaba sacar hasta con los dientes. Con el tiempo, ya dejó de importarme si rascaba más que el velcro, mientras no se vieran mucho. Pero es que ahora llevo unas melenas…

 

En a penas un par de meses cumpliré 37, una edad ya de señora y cuando me quiera dar cuenta seré una ‘cuarentona’. Uff, qué ‘perecita’.

Intento tomármelo con calma y filosofía, aunque sigue siendo una sacudida cerebral, da como vértigo… ¡¡40!!

 

Primero que nada agradecer lo afortunada que soy de haber llegado hasta aquí, con un hijo que no podía ser más maravilloso, una familia estupenda y amigos con los que se puede contar. Podría mejorar el tema salud, pues podría. Pero también podría empeorar, así que

“Virgencita, Virgencita, que me quede como estoy”

Para conseguir mi propósito de ’embuenorrarme’ empezaré cuidando mi cuerpo serrano (este cuerpazo de ‘cuasi cuarenteña estupenda’). Y si me sobra tiempo cuidaré del interior (limpiar el Karma, meditar y hacer todas esas cosas místicas que no dejan de recomendar los ‘influencers’).

 

Y para empezar con la ‘MILFACIÓN’ (Mutación de ‘madrescombro fofiblanda’ a ‘madrebuenorra y macizorra’.

 

Debo tener en cuenta -al menos- dos cuestiones:

 

Primero y más importante:

Fabricar cuerpo, es decir, las que somos extremadamente delgadas -lejos de ser el premio gordo de la lotería que algunas gorditas piensan- Odiamos estar tan flacuchas, es un incordio, te sientas y te clavas los huesos del culo, te tumbas y tres cuartas de lo mismo, si es bocabajo -para por ejemplo tomar el sol-, te levantas con moretones en la pelvis. Por no hablar del puñetero frío, al carecer de grasilla aislante. Una vez conseguida la meta de hacerme con unos kilitos, trabajarlos para que se pongan donde se tienen que poner, no en la barriga que se ha quedado como un globo a medio desinflar. No, no, que se repartan entre el culete, los brazos, las piernas y – por qué no decirlo- las tetas que se me han quedado como dos pimientos fritos.

Segundo y no por ello menos importante:

Dejarme seducir por el universo de la cosmética, sumirme en una enajenación profunda y zambullirme en serums, cremas, geles, maquillajes, tintes estrambóticos (cuando estaba embarazada me puse el pelo rosa), y así un larguísimo etc. Retomar esta rutina me va a costar, más que nada, porque nunca la he seguido a ‘rajatabla’ he tenido mis temporadas de cuidarme de más como otras en las que si hacía falta me lavaba el pelo con mistol*

*Dramatización

En este punto me gustaría extenderme un poco.

¿Por qué nos asusta envejecer?

 

Anti-envejecimiento y Anti-aging -para los políglotas- Se supone que es el término más consultado en motores de búsqueda tanto en webs de belleza -ya sea de consejos, de venta de productos, oferta de tratamientos…- Como en buscadores generales tipo Google. (Antiaging o cualquiera de sus variantes por el estilo en su versión positiva como “sublime eternal youth”. En fin.

Nos aterroriza cumplir años, más que cumplirlos que se nos noten. Ya desde niñas (y niños también, porque esto afecta a todos). Nos taladran con que hay que ser alta, delgada, pechugona, suave… Desde las muñecas, los dibujos, los anuncios hasta los comentarios que escuchamos a los mayores. Con los niños pasa exactamente lo mismo, deben ser duros, no llorar, estar cachas y ser protectores de damiselas en apuros. Vamos que si no eres un He-Man o una Barbie, no vales nada. Pero la sandez de las sandeces es difícilmente postergable ‘puer aeternam’, ‘ad eternum’. (Sí, amigos, ahora me pongo a hablar en latín, porque seré plana, peluda y ‘esmirriá’ pero sé latín y eso es cool).

Esto de envejecer, además de una aberración absolutamente deleznable es algo con difícil solución como no te mueras antes.

Pero yo me niego a ’emparanoiarme’ con cada arruga que me salga o una miserable cana. No paso por el aro. No me postulo como antiaging, para nada (aunque sí soy ‘prodesodorante’, ‘procuidado’ y ‘promilfación’). Desde luego que quiero cuidarme, permitirme un esmero personal, pulir la mejor versión de mí, me gusto más con un vestidito a cuadros y no como una abuela desarrapada. Me gusto con buena cara, con un poco de rimel y los labios pintados. Claro que me gusta verme guapa en el espejo. Pero guapa no es sinónimo de veinteañera.

¿A ver, alguien en su sano juicio puede pretender que una mujer de 50 años aparente 20? Y lo más importante ¿De verdad queremos eso?

Sobre este despropósito se ha escrito largo y tendido. Así que no me extenderé más.

Hasta la próxima mi cuerpazo en mutación y yo devolvemos la conexión

3
Responder:

Por favor, para comentar
avatar
2 Hilo
0 Respuestas al hilo
0 Seguidores
 
Este comentario es, por ahora, el más popular
Este hilo está concurrido, ¡únete!
2 Autores de comentarios
Lalio PostRosa - El Rebujito Autores de comentarios recientes
  Subscríbete  
Más nuevo Más antiguo Más votado
Notificarme de...
Madre Superada
Usuario

Me ha encantado tu post y el tono con el que lo escribes! Me siento taaaan identificada!
A mis 39 años me limito a sobrevivir….y lo de depilarme…en.fin… si no lo veo no existe!
Tendría que cuidarme más…pero entre que da pereza y que no sé de donde sacar el tiempo….estoy apañá!
Un abrazo amiga!

Lalio Post
Usuario

¡Bravo por el post! Yo me siento más que orgullosa por seguir cumpliendo años

Rosa - El Rebujito
Usuario

Pues yo celebro cada año con alegría, este mes cruzo a la treintena, y qué quieres que te diga, eso que llevo vivido 😛
Es cierto que hay muchas personas que le tienen miedito a cumplir años, pero si te sientes bien de salud, ¿qué más dará que tengas canas?
Además, es exactamente lo que dices, no se puede pretender que una mujer de 50 aparente 20, ni es necesario tampoco.
¡Un saludito enorme!

RELACIONADAS:

quiero ser escritora
Virginia

DE CUENTOS Y SUEÑOS

¿A DÓNDE VAN LOS CUENTOS QUE NO ESCRIBIMOS?
Hoy quiero compartir con vosotros una idea que me ronda la cabeza hace algún tiempo. No quiero que caigan en el olvido los cuentos que nos inventamos ‘Pancibola’ y yo. Me gustaría grabar nuestras “sesiones de imaginación desbordante”. Dejar -de alguna manera- constancia de esos momentos, momentos que no tienen parangón con cualquier capítulo de “Patrulla Cansina”, al menos para mí. Son instantes efímeros que no quiero perder. Que me gustaría que (…)

Seguir leyendo »
dietas y discriminación
Virginia

DE DIETAS Y DISCRIMINACIÓN

Hoy os quiero hablar de mis disidencias con las dietas y la discriminación que sufrimos las flacuchas. Y al igual que las ‘rellenitas’ odio y envidio a partes iguales a estas famosas (o conocidas) que recién paridas… Mostrando su ‘estupendéz’, sus ‘pechotes’ en su sitio, sus abdominales…. Y deberíamos hacer un frente unido ‘odiador’ hacia esos especímenes, por el mero hecho de hacer ver que lo normal y natural, es salir del paritorio más ‘buenorra’ que entraste. Y semejante expectativa a nuestra ya agitada y hormonada psique, nos añade una carga extra de neurosis (…)

Seguir leyendo »
 
madresfera 2018
Ir arriba